Manuel Jalón Corominas (1925 – 2011)

Siempre decimos que los inventos españoles son «algo a lo que le ponemos un palo», no somos muy buenos reconociendo a nuestros inventores. En este caso si fue así, Manuel Jalón inventó la fregona, aparte de otras cosas que fueron un avance para la medicina mundial.

En 1956, durante una estancia en Estados Unidos, Manuel observó que los hangares se fregaban con una mopa plana y un cubo con rodillos. A su regreso a España decidió iniciar la fabricación en España de los primeros lavasuelos.

Fundó en 1958, Manufacturas Rodex, S.A., aportando al activo de la misma sus patentes y la propia marca Rodex, que Manuel Jalón había registrado ya en 1956.

Consiguió convencer a varios empresarios catalanes para que invirtiesen como socios capitalistas en la futura empresa. Fue tal el éxito que el término Rodex se convirtiera en un genérico para identificar a la fregona.

Manuel Jalón fue el consejero delegado de Manufacturas Rodex, S.A. durante casi 30 años, plazo de tiempo en el que consiguió exportar sus productos, en particular la fregona, a más de 40 países, desde Estados Unidos hasta China.

Con su invento, la fregona, Manuel Jalón consiguió mejorar cualitativamente la calidad de vida en los hogares españoles. Al no ser necesario limpiar el suelo de rodillas se mejoraron los casos de bursitis de rodilla y problemas de columna, además de mejorar afecciones causadas por la acción de la lejía en las manos.

En 1989, después de haber vendido más de 60 millones de fregonas en todo el mundo, Manuel Jalón y varios de sus socios en Manufacturas Rodex, S.A., vendieron sus acciones a la multinacional holandesa Curver BV.

Manuel se centró sus esfuerzos en otros proyectos, tales como la jeringuilla hipodérmica no reutilizable.

Con el usó de material plástico, esta jeringuilla tenían un émbolo que no se atascaba y era más fácil de destruir al tener las paredes más finas.

Las jeringuillas y agujas desechables, se empezaron a producir por la fábrica Fabersanitas, en la localidad oscense de Fraga, exportándose a más de 80 países. Posteriormente, la fábrica fue comprada por el grupo Becton Dickinson.

Por sus inventos y logros empresariales, en 1991 el Ayuntamiento de Zaragoza le otorgó la máxima distinción que otorga a las empresas, el premio Inmortal Ciudad de Zaragoza Salduba y en 1992 fue nombrado hijo predilecto de la ciudad de Zaragoza y «Riojano del Año» por votación popular.

Pasó la mayor parte de su vida en Zaragoza, aunque previamente vivió en Estados Unidos y en Finlandia, donde trabajó después de obtener el título de Ingeniería Aeronáutica en Madrid y de escribir su tesis doctoral sobre accidentes aeronáuticos.

Ver tambien

Abbás Ibn Firnás (810 – 887)

Abbás Ibn Firnás fue un brillante filósofo que además debió recibir una formación sólida en …