Imagen de Werner Moser en Pixabay

Ataque de SEO negativo, defiéndete.

Quizás no lo sepas, pero igual que puede realizar acciones en tu web para conseguir un mejor posicionamiento natural, también es posible realizar ciertas acciones para bajar tu ranking e incluso para hacer que Google penalice una página. Es lo que se conoce como SEO negativo.

Nadie está exento de esta práctica black hat.

En muchas ocasiones, y en función de cómo se ejecuten estas acciones, Google y otros buscadores pueden «pensar» que estás usando técnicas poco limpias para posicionar tu web y sancionarte.

Así que tened en cuenta a la hora de definir las estrategias SEO que sean las adecuadas para posicionar y no ser penalizados por las prácticas de Negative SEO

Seguramente te estás preguntando como puede hacerse un ataque de Negative SEO sin que te enteres.

Existen diferentes acciones de posicionamiento web que en conjunto marcan el lugar que nuestra web tendrá en los buscadores. Estas acciones pueden ser modificaciones y optimizaciones que realizamos dentro de la página y que dependen por entero de nuestra gestión, lo conocemos como SEO Onpage.

Por otra parte está el SEO Offpage, o todo lo que se corresponde con “la popularidad” de la página y escapa en parte a nuestra gestión.

Es en el SEO offpage, es dónde se trabaja el SEO negativo.

¿Como Funciona el SEO NEGATIVO?

Normalmente estos ataque se realizan sin acceder a nuestro software, usando técnicas de linkbuilding o ‘hacer amigos’ similares a las que realizamos para mejorar el posicionamiento.

Esto es, nosotros ponemos enlaces en sitios de buena reputación y que tienen relación directa con los contenidos de nuestra web para que los buscadores nos consideren una referencia en el sector y nos posicionen mejor. Para conseguir esto basta con dejar un enlace de la web en un foro o hacer un comentario con nuestro enlace en otra web.

Pues lo mismo vale para hacer que una web se vea ‘canalla’ a ojos de los navegadores. Basta con poner enlaces en sitios de mala reputación y que no tengan que ver con el tema de nuestra web usando el ‘anchor text’ para que se vincule a palabras con temáticas sensibles (sexo, drogas, porno, etc..).

De esta forma se le indica a Google que este sitio no cumple con las condiciones para su posicionamiento.

Otra forma de fastidiar tu seo es duplicar el contenido de tu web en otras que tengas mayor autoridad, Google identifica el contenido original en las páginas con mayor autoridad, pero muchas copias de una página de tu sitio web puede confundirse y hacer que posicione antes el contenido duplicado que el original posicionandoles mejor que a ti.

A parte de esto pueden atacar tu web por denegación de servicio, es decir hacer peticiones hasta que la tiran. Una web que pasa mucho tiempo caída o que es muy lenta en responder es carne de cañón para los buscadores.

Lo mas importante es darse cuenta a tiempo, porque puede ser que Google llegue a penalizar tu sitio y darte pautas sobre cómo actuar en esta situación o que te enteres que has sido penalizado porque no obtienes visitas a tu web y no hay rastro de ella en los resultados de búsqueda de Google.

¿Como lo detecto y que hago entonces?

Lo principal es hacerle un seguimiento a tu web, si no la monitorizas a menudo no te vas a dar cuenta hasta que sea tarde.

Utiliza herramientas como Google Analytics o Google Search Console.

Google Analytics: podemos acceder a los diferentes canales desde los que llegan las visitas hacia nuestra página web.

Miramos desde dónde llega el tráfico y podemos comprobar si son enlaces que interesan o no. Sigue la ruta:

adquisición -> todo el tráfico -> urls de referencia para ver los enlaces de los últimos 6 meses por ejemplo (parametriza esto si quieres).

Google Search Console: nos da comunicación directa con el buscador y nos avisa de cualquier alteración que se produzca.

Desde la sección de Enlaces podemos ver todos los enlaces que apuntan a nuestro sitio web y las páginas que están enlazadas, así podremos tener más controlados los enlaces que apuntan hacia nuestra tienda online.

Habilita las notificaciones por correo electrónico en Search Console (desde tu perfil y activar la casilla. Configura alertas personalizadas en Google Analytics) y no te perderás nada que merezca la pena para descartar posibles ataques.

Es buen práctica configurar una alerta de un incremento o decremento de sesiones en un 30% con una periodicidad semanal. Estos cambios no son normales y deben ponernos en guardia.

Si nos llega la alerta podemos analizar si pasa algo raro o es por una campaña que hayamos lanzado.

Revisión de los enlaces a nuestra página. No todos nos interesan, es mejor tener buena calidad de backlinks que tener autoridad de dominio con enlaces basura.

Si no sabemos cuáles son los enlaces que nos están haciendo bajar es mejor desautorizarlos todos, aunque suponga pérdida de autoridad.

Para desautorizar enlaces existen muchas opciones, pero con la herramienta de desautorización de enlaces de Google solo tienes que crear un archivo, lo subes y desautorizas los enlaces incluidos en el.

Otra cosa que no le gusta nada a los buscadores es el contenido duplicado, Google tiende a posicionar el que mayor autoridad tenga.

En este caso puedes comunicarlo a través del soporte de ayuda de Google.

El enlazado de imágenes es otra forma de ‘bajar’. La operativa es coger la url de una imagen de tu web y enlazarla en muchos sitios que tengan con muchos comentarios o tráfico, y de esta forma sobrecargar el servidor a base de peticiones.

Tenemos también a los extorsionadores, páginas que te atacan a la espera que te pongas en contacto con ellos y entonces te ‘obligan’ a seguirlos a cambio de cesar los ataques.Es un negocio online y requiere de información y formación constante.

En fin, tampoco es para obsesionarse, lo importante es mantener la vigilancia y actuar pronto si se detectan cosas extrañas.

Ver tambien

Historia y futuro del e-commerce. ¿Estas preparado?

El periodo de confinamiento que estamos viviendo ha cambiado radicalmente nuestra forma de comprar y …