Imagen de Enrique Meseguer en Pixabay

El Transhumanismo, siguiente nivel.

La ciencia médica avanza rápidamente para conseguir curar enfermedades degenerativas y accidentes que impiden las funciones normales del cuerpo humano. Muchas de las soluciones conllevan la incorporación de nuevos elementos mecánicos y tecnológicos que pasan a formar parte del paciente para conseguir el objetivo.

Hablamos de piernas y brazos mecánicos, de chips e incluso de nanotecnología capaz de ‘arreglar’ desajustes o administrar medicamentos. No estamos tan lejos de llevar el médico dentro en forma de nanobots.

Hasta aquí estamos dentro de lo considerado lógico y normal, pero ¿que tal si pasamos de nivel y hablamos del transhumanismo?

El transhumanismo es un movimiento cultural e intelectual internacional también conocido como H+ o h+ que tiene como objetivo final transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de la tecnología.

Estas tecnologías mejorarán a las personas a nivel físico, psicológico o intelectual con extensas capacidades buscando la etiqueta «posthumano».

El transhumanismo analiza también beneficios y peligros de las nuevas tecnologías aplicadas a personas que podrían superar las limitaciones humanas fundamentales. Así como la ética y legislación adecuada a la hora de desarrollar y usar esas tecnologías.

​Fereidoun M. Esfandiary (conocido como FM-2030), uno de los primeros profesores de futurología,,acuña el significado contemporáneo del término transhumanismo como «los nuevos conceptos del humano». Esfandiary comenzó a identificar a las personas que adoptan tecnologías, estilos de vida y visiones del mundo transicionales a «posthumanas» como «transhumanos».

Posteriormente Max More, filósofo norteamericano, articuló los principios del transhumanismo como una filosofía futurista en 1990. Organizó en California un grupo intelectual se sería el inicio de lo que hoy se llama el movimiento internacional transhumanista.​

El transhumanismo ha sido descrito por Francis Fukuyama como «la idea más peligrosa del mundo», mientras que Ronald Bailey considera que es un «movimiento que personifica las más audaces, valientes, imaginativas e idealistas aspiraciones de la humanidad».

Puede decirse que la humanidad ya sería transhumana considerando los progresos médicos en los últimos siglos que han alterado de manera significativa nuestra especie.

Sin embargo, no lo sería de una forma consciente, por lo que según el movimiento no puede considerarse transhumanista.​

Manifiesto transhumanista

La primera declaración transhumanista fue formulada por Fereidoun M. Esfandiary en su Upwingers Manifesto en 1978.

Se establecía como una visión optimista del futuro y una referencia a la idea política de que ninguna tendencia política realizarían los cambios necesarios en un futuro positivo.

En 1990 surgen los Principios Transhumanistas de Extropía, siendo el extropismo una síntesis del transhumanismo y el neoliberalismo, pero es en 1999 cuando se crea la Asociación Mundial Transhumanista y se escribe y adopta la Declaración Transhumanista.

En el futuro, la humanidad cambiará de forma radical por causa de la tecnología. Prevemos la viabilidad de rediseñar la condición humana, incluyendo parámetros tales como lo inevitable del envejecimiento, las limitaciones de los intelectos humanos y artificiales, la psicología indeseable, el sufrimiento, y nuestro confinamiento al planeta Tierra.

La investigación sistemática debe enfocarse en entender esos desarrollos venideros y sus consecuencias a largo plazo.

Los transhumanistas creemos que siendo generalmente receptivos y aceptando las nuevas tecnologías, tendremos una mayor probabilidad de utilizarlas para nuestro provecho que si intentamos condenarlas o prohibirlas.

Sería trágico si no se materializaran los potenciales beneficios a causa de una tecnofobia injustificada y prohibiciones innecesarias. Por otra parte, también sería trágico que se extinguiera la vida inteligente a causa de algún desastre o guerra ocasionados por las tecnologías avanzadas.

Los transhumanistas defienden el derecho moral de aquellos que deseen utilizar la tecnología para ampliar sus capacidades mentales y físicas y para mejorar su control sobre sus propias vidas buscando el crecimiento personal más allá de nuestras actuales limitaciones biológicas.

Defienden la necesidad de crear foros donde la gente pueda debatir racionalmente qué debe hacerse, y un orden social en el que las decisiones serias puedan llevarse a cabo.

Igualmente, el tanshumanismo defiende el bienestar de toda conciencia (sea en intelectos artificiales, humanos, animales no humanos, o posibles especies extraterrestres) y abarca muchos principios del humanismo laico moderno.

“La noción de utilidad es algo que evoluciona. Hoy formamos parte de una sociedad consumista en la que ponemos el listón cada vez más alto. Hay cosas que hoy nos parecen inútiles o ridículas pero que mañana podrían ser indispensables porque nos habremos acostumbrado ya que técnicamente son realizables”.

Como decía al principio, al menos en el campo de la medicina, los avances son ya reales y en poco tiempo formaran parte de nuestra vida y nuestro bienestar.

Como ejemplo podemos citar que en la Escuela Politécnica Federal de Lausana, un investigador ha desarrollado un microchip de identificación por radiofrecuencia capaz de hacer un seguimiento de las moléculas de colesterol.

Esta tecnología basada en microchips podía medir los medicamentos oncológicos que deben ingerir los pacientes controlando las dosis de una manera mucho más eficaz.

Este nuevo sistema de identificación por radiofrecuencia permite que las personas puedan interactuar con elementos tecnológicos facilitando accesos, utilizando electrodomésticos o intercambiando contactos.

Los nuevo materiales tienen mucho que decir en la construcción de estos microchips reduciendo la cantidad de metal para evitar problemas en los detectores del aeropuerto y los riesgos a la hora de utilizar un horno de inducción o durante una resonancia magnética.

Existe todo un camino por hacer en lo referente a la legislación que modere la instrusión en la vida privada de las personas que llevan implantados los microchips.

Transhumanistas

Neil Harbisson es el primer ciborg reconocido por un gobierno. Neil es la primera persona con una antena implantada en la cabeza que le permite ver y percibir colores invisibles como infrarrojos y ultravioletas. La antena le permite también recibir imágenes, vídeos, música o llamadas telefónicas directamente a su cabeza desde aparatos externos como móviles o satélites.

Gracias a la conexión a satélites puede percibir frecuencias procedentes de fuera de la tierra.

En el campo de la ciencia, Kevin Warwich con sus implantes cibernéticos y su teoría sobre la llegada de la comunicación telepática, es otro de los principales ejemplos.

Kevin es conocido por sus investigaciones sobre interfaz cerebro-computadora que comunican el sistema nervioso humano con diferentes tipos de computadores y por sus trabajos en el campo de la robótica.

Sterlac, “alcanzaremos un segundo nivel de existencia donde el cuerpo se transforma en el objeto para experimentos físicos y técnicos en orden de descubrir sus limitaciones”.

Stelios Arcadiou (Sterlac) es un artista de performance nacido en Chipre cuyos trabajos se centran sobre todo en la extensión de las capacidades del cuerpo humano. Los performances de Stelarc incluyen tecnologías relativamente modernas integradas con su cuerpo.

Se ha suspendido a sí mismo con ganchos sujetos a la piel o permite que su cuerpo sea controlado remotamente por estimulantes electrónicos musculares conectados a internet.

Ha realizado performances con un tercer brazo robótico, y una máquina en forma de araña neumática de seis piernas en la que el usuario se sienta controlando la máquina a través de gestos de los brazos.

En 2007, Stelarc se implantó quirurgicamente una oreja cultivada con células en el brazo izquierdo.

A la hora de hablar de la superlongevidad, hay que mencionar al biólogo molecular e ingeniero informático, Aubrey de Grey.

De Grey es autor de la obra The Mitochondrial Free Radical Theory of Aging (La teoría del envejecimiento de los radicales libres mitocondriales). Trabaja en el desarrollo una estrategia de reparación de tejidos que rejuvenecería el cuerpo humano y por lo tanto permitiría una esperanza de vida indefinida. Aubrey ha identificado siete tipos de daños a tejidos causados por el envejecimiento que deben ser reparados médicamente antes de que este objetivo se pueda alcanzar.

“Entre morir de cáncer y aburrirme durante siglos, prefiero lo segundo”.

Aubrey de Grey.

David Pearce (filósofo), la superfelicidad o superbienestar. Pearce es de los que baraja la posibilidad de que se puede eliminar el sufrimiento y alcanzar un estado de abundancia y felicidad para todos.

Su idea es que existe un fuerte imperativo ético para los seres humanos por trabajar hacia la abolición del sufrimiento de todos los seres. Plasma su postura en la obra El imperativo hedonista (The Hedonistic Imperative), manifiesto en el que el explica cómo la ingeniería genética y la nanotecnología eliminarán, con el tiempo, toda forma de experiencia desagradable.

FUTURO

¿Qué quedará de nosotros cuando un 50%, e incluso un 80%, de nuestro cuerpo sea reemplazado por dispositivos tecnológicos?

El transhumanismo busca una sociedad conectada que sabrá adaptarse a los desafíos modernos mejor que el resto de los seres vivos. El que no sucumba estará anclado a necesidades biológicas, enfermedades, competencia por un puesto de trabajo, o por la mera supervivencia.

El transhumanismo se centra sobre todo en el desarrollo de cuatro áreas estratégicas de conocimiento conocidas como NBOC:

  • Nanotecnología,
  • Biotecnología,
  • Tecnologías de la Información y
  • Ciencias del Conocimiento.

Estas disciplinas permitirán el mejoramiento humano o «human enhancement».

No hablamos de eliminar discapacidades o curar enfermedades, se trata de de producir seres más fuertes, inteligentes y felices. Lo que siempre ha buscado el ser humano.

Google con una de las mayores bases de datos del mundo recoge las preferencias, inquietudes, gustos personales, e incluso enfermedades de muchos de nosotros.

Google y otras empresas trabajan desde hace años combinando Big data con algoritmos basados en inteligencia artificial, que tienen su origen en el comportamiento humano.

Watson, el superordenador de IBM salvó hace poco la vida de una mujer con leucemia, al comparar en 10 minutos los cambios genéticos de la paciente con una base de datos de 20 millones de informes de investigaciones sobre cáncer. La inteligencia artificial de IBM dio con el diagnóstico correcto y sugirió varios tratamientos adecuados al caso.

«Si la inteligencia artificial consiguiese desarrollarse, y los seres humanos de manera voluntaria se integrasen con estas tecnologías convergentes, podríamos llegar a fusionarnos con esta IA (inteligencia artificial) y sus habilidades se convertirían en las nuestras.«

Nick Bostrom – transhumanista

EL PROYECTO AVATAR

El proyecto Avatar (Iniciativa 2045) es un proyecto puesto en marcha por el multimillonario ruso Dimitry Itskov, con el objetivo de descargar el contenido de nuestro cerebro a una red de datos. Es decir, convertirnos en software que podrá representarse holográficamente.

El proyecto AVATAR no es ciencia ficción. Ya tienen el dinero, los recursos, la tecnología, y están trabajando en ello. Solo es cuestión de tiempo.

Todo esto da mucho que pensar, en los aspectos éticos, legales y sobre todo en los sociales.

  • ¿Será una nueva clase social el humano mejorado?.
  • ¿Serán aceptados o repudiados como los mutantes de X-MEN?.
  • ¿Que pasará con los que no entren en el juego? Claramente estarán en desventaja.
  • ¿Hasta donde llegará esto, la imortalidad, la superlongevidad?, entonces ¿habrá sitio y recursos para todos?.
  • ¿Sera accesible para todos o solo para los que puedan pagarlo?

Imagino que la idea del trasnhumanismo es demasiado infantil, pura e ideal para el ser humano en su humanidad. Como siempre la tecnología hará mas fuertes y poderosos a los que ya lo son y esclavizará más a los que tengan menos recursos. Los del medio lo pagaran todo.

Lo veo como estos juegos de rol en los que puedes avanzar en base a tu esfuerzo y habilidad o a la compra de mejoras. Es encomiable el que lo resuelve por la vía dura, pero los que acaparan el ranking en su mayoría lo han hecho a base de mejorar su avatar.

Podemos terminar con una cita del biólogo J. Huxley, hermano del escritor Aldous Huxley, en 1957:

“La especie humana puede, si lo desea, transcenderse, no solo esporádicamente, un individuo aquí de una manera, otro allí de otra manera- sino en su totalidad, como humanidad. Necesitamos un nombre para esta creencia. Quizás transhumanismo pueda servir: el hombre sigue siendo hombre pero transcendiéndose, a través de la realización de las nuevas posibilidades de y para su naturaleza humana”.

J. Huxley

Ver tambien

Hacia las tres leyes de la Robótica de Asimov

Las tres leyes de la robótica son un conjunto de normas elaboradas por el escritor …